Web oficial de Turismo de Formentera

Playas

Ses Platgetes

Tres arenales donde disfrutar del sol, la playa y la gastronomía marinera.

La costa norte de Formentera que se extiende más allá de Punta Prima en dirección a la Mola, es conocida como la costa de Tramuntana debido a su orientación norte. Y es en esta zona donde encontramos un rincón encantador poco frecuentado que se llama Ses Platgetes.

Para poder acceder a este lugar, simplemente hay que dirigirse al núcleo de Es Caló de Sant Agustí, la única población costera de este área, muy estimada por residentes y visitantes, por su puerto de pescadores y sus cualificados establecimientos gastronómicos. Aquí es donde se halla el aparcamiento más próximo para poder acceder a pie hasta ses Platgetes, situadas al oeste de esta población. También es posible llegar a ellas por alguno de sus accesos que dan directamente a la carretera.

El significado de su nombre hace referencia al pequeño tamaño de estas playas pero entre todas suman aproximadamente unos 600 metros de longitud. Bajo este nombre se resume toda la zona arenosa donde darse un baño junto al Caló de Sant Agustí pero antiguamente eran conocidas como Platgeta de Prop, Platgeta d’Enmig y Platgeta de més enllà en función de la distancia a la que se encuentran del Caló. Así pues, se trata de tres arenales fragmentados por zonas rocosas, pero en todas ellas se puede estirar la toalla cómodamente para disfrutar de su poca afluencia turística y de las increíbles vistas hacia los acantilados de La Mola.

Aquí también encontramos un pequeño bosque de sabinas bajas y alguna que otra duna que salvaremos pasando por encima de las pasarelas instaladas para evitar que se degraden. La alternancia de arena y roca hace que el paisaje sea muy variado. Ocurre lo mismo en el fondo marino, donde cada recoveco nos ofrece un espectáculo para la vista ideal para los que les guste practicar esnórquel. La única pega que encontramos es que los días que el viento de Tramontana sopla fuerte el oleaje azota esta costa, pero durante los meses de verano suele imperar la tranquilidad de las aguas turquesas propias de la isla.

Y después de un chapuzón en esta zona, nada mejor que acercarse a los restaurantes del Caló de Sant Agustí para degustar la exquisita comida local a base de pescado. La combinación perfecta de playa y gastronomía y una parada obligatoria antes de subir a La Mola.

Eventos en Formentera